Radares en cascada: el nuevo método para controlar la velocidad

Habitualmente, los conductores suelen levantar el pie cuando llegan a un control de velocidad y después vuelven a acelerar: esa situación podría acabarse pronto.

Los radares en cascada se han empezado a emplear en algunas carreteras españolas para evitar esas situaciones, reducir el número de accidentes por exceso de velocidad y concienciar sobre la importancia de los límites de velocidad.

Radares en cascada: creencias de los conductores.

Según la Policía Foral de Navarra, en Semana Santa ha estado utilizando en algunas carreteras un sistema llamado "radares en cascada".

Ha sido una iniciativa del fiscal de Seguridad Vial de Navarra, y el propósito es acabar con la creencia que existe entre los conductores que cuando se ha pasado un control de velocidad se pueden infringir sin riesgo los límites legales de velocidad.

Radares en cascada: características y funcionamiento.

El procedimiento de este sistema es sencillo: se coloca un control de velocidad con un vehículo radar notificado y señalizado para que unos kilómetros más adelante y en la misma carretera se situe otra patrulla con un cinemómetro que también estará activo. Si al pasar el primer control, el conductor acelera pensando que la "amenaza de sanción" ha finalizado, se encontrará con un segundo radar que estará preparado para multarle.

Radares en cascada: concienciar al conductor.

Con este método se quieren evitar accidentes de tráfico por exceso de velocidad y concienciar a los conductores de que hay que respetar los límites de velocidad.

Pero, sobre todo,  se intenta eliminar la sensación que los usuarios tienen en carretera que una vez pasado un radar ya no se va a topar con otro. Esta acción suele incluir siempre un aumento de la velocidad.

Por el momento, la Policía Foral de Navarra afirma que estos radares se han empleado en Semana Santa dado el aumento de circulación en días festivos. Se desconoce si seguirán llevándolo a la práctica y si la DGT ha decidido poner en práctica esta táctica o se incluirá próximamente en su hoja de ruta contra la alta siniestralidad vial.

Es evidente que en los últimos años, la Dirección General de Tráfico, está apostando por reducir el número de fallecimientos en la carretera. Teniendo en cuenta esto y dependiendo de los resultados que se hayan obtenido en Navarra, podríamos ver los radares en cascada en la demás carreteras de España.